Cada bota hecha en El General se inspecciona a mano dos veces. En casi todos los procedimientos durante la producción, se confía en las manos de nuestra gente para completar la tarea casi hasta alcanzar la perfección. Cada pulgada de las botas de El General están hechas del más fino grado de cueros importados de todo el mundo para obtener la mejor calidad.    

Las botas El General tienen un ajuste excepcional debido a su diseño original y construcción hecha a mano, a la cuidadosa selección y corte del más fino grado de cuero, a las clavijas de madera de limón y al meticuloso acabado de una bota. Cada paso se considera crítico para el producto terminado. Tenemos un compromiso con la excelencia.